Cápsulas vaginales

Isadin-barcilus.jpg

La vaginosis bacteriana y las infecciones por levadura entran en la extensa categoría de infecciones vaginales llamadas vaginitis. Estas infecciones son comunes en las mujeres y en general se tratan de forma eficaz, sin inconvenientes a largo plazo. Sin embargo, resulta necesario saber la clase de infección que tienes para asegurarnos de que el tratamiento sea el adecuado.

¿Por qué se producen las infecciones vaginales?

Son muchos los factores que podrían producirte una infección vaginal, como el estrés, una bajada de defensas, los antibióticos, anticonceptivos… Todo esto puede alterar tu flora vaginal y producir infecciones en esta área tan delicada de tu cuerpo.

Tratamiento para las infecciones vaginales

Las cápsulas vaginales son un tratamiento especial para tratar las infecciones vaginales causadas por hongos. Algunas tienen sustancias activas, como el Miconazol, Metronidazol, Lactobacilos, etc. Estos activos son capaces de destruir varias especies de hongos y levaduras. Sin embargo, a continuación, te hablaremos de los óvulos cuyo ingrediente activo es el lactobacilo, un tipo de bacteria «amistosa» que vive de forma natural en nuestro organismo (en el aparato digestivo, urinario o genital) y no causan daño alguno.

Los lactobacilos también se encuentran en alimentos como el yogur y suplementos dietéticos. Se trata de las cápsulas vaginales de ISADIN ALFA BARCILUS, las cuales contienen una alta carga de Lactobacillus plantarum P17630. Este tipo de bacteria buena tiene una elevada capacidad adhesiva, lo que forma una barrera protectora en la mucosa vaginal contra una gran variedad de microorganismos patógenos, sobre todo, aquellos de origen inespecífico.

Isadin Alfa Barcilus se tolera bien en casos de sequedad vaginal. ISADIN ALFA BARCILUS, es un tratamiento para tratar y prevenir las infecciones como la vaginosis bacteriana. Su uso aporta hábitat fisiológico natural. Estas cápsulas contienen cepas probióticas cuidadosamente seleccionadas, debido a sus propiedades únicas para regenerar y mantener tu flora vaginal sana.

Modo de uso

Es necesario que primero laves tus manos y el área vaginal con un jabón suave y agua tibia. Seca bien con una toalla limpia. A continuación, retira la envoltura de la cápsula. Ahora tumbada boca arriba, introduce la cápsula profundamente dentro de la vagina. Hazlo preferiblemente por la noche antes de acostarte.

Repite durante 3 ciclos, si persisten las molestias, consulta con tu médico.

Conserva en frío (entre 2 y 8 °C) para mantener vivos y en las cantidades adecuadas a los probióticos para garantizar sus propiedades terapéuticas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *