Protección y cuidado de los labios

labiales-apivita.jpg

Con la llegada del frío propio del otoño y el invierno, los labios son una de las partes del cuerpo que más sufren, ya que están más expuestos y desprotegidos frente al viento, el frío y el sol. Además, su piel no cuenta con la misma protección que otras partes de nuestra anatomía, por lo que resulta fundamental prestar especial atención a su cuidado durante esta época del año.

Para ello, lo mejor es mantenerlos siempre hidratados, tanto desde dentro, mediante la ingesta abundante de líquidos; como desde fuera, con la aplicación de bálsamos labiales. En este sentido te recomendamos la línea de bálsamos labiales de Apivita, elaborados a partir de ceras y aceites naturales, tales como la cera orgánica de abeja, el aceite de oliva orgánico y la manteca de karité orgánica, e ideales para hidratar y restaurar los labios secos y agrietados. Por si fuera poco, no contienen parabenes, siliconas y aceite mineral.

También es recomendable exfoliarlos con cierta regularidad, ya que así conseguimos eliminar las pieles muertas y con ello una mejor absorción de otros tratamientos. De igual modo, no te olvides de proteger los labios del sol también en esta época, ya que los labios son especialmente sensibles al sol e incluso en invierno nos siguen afectando los rayos solares. Este punto tiene aún más importancia si se realizan actividades al aire libre, especialmente los deportes de nieve.

Además, es importante evitar humedecerlos con la saliva, ya que esta no ayuda a hidratar la piel de los labios, ya que el efecto que conseguimos con este acto es justamente el contrario, los resecamos más. Por último, te recomendamos mantenerlos protegidos mediante el uso de alguna prenda que permite taparlos, como podría ser una bufanda o un pañuelo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *