¿Te animas a dejar de fumar?

detener-texto-creado-partir-texto-roto_23-2148043819.jpg

Casi todos saben que fumar provoca cáncer, enfisema y enfermedad cardíaca; que puede acortar la vida en 10 años o más; y que el hábito puede costar a un fumador miles de euros al año. Entonces, ¿por qué las personas siguen fumando?
La nicotina y las demás toxinas pueden afectar rápidamente al cuerpo de una persona, lo que significa que los adolescentes fumadores experimentan muchos de estos problemas:

  • Piel con mal aspecto
  • Mal aliento
  • Ropa y cabello malolientes
  • Rendimiento deportivo reducido
  • Mayor riesgo de lesión y cicatrización más lenta
  • Mayor riesgo de enfermedad.

¿Sabías que los beneficios de dejar de fumar empiezan a experimentarse al cabo de tan solo una hora? Cuando dejas de fumar, el organismo se transforma, teniendo beneficios directos para la salud.

Después de 20 minutos, la tensión arterial y el pulso vuelven a la normalidad.
Después de 8 horas, los niveles de oxígeno en la sangre vuelven a la normalidad, y los niveles de nicotina y monóxido de carbono se reducen en más de un 50 %.
Después de 24 horas, se ha eliminado completamente el monóxido de carbono de tu organismo. Los pulmones empiezan a expulsar moco y otros residuos del tabaco.
Después de 48 horas, ya no queda nicotina en tu organismo. El sentido del gusto y el del olfato han mejorado enormemente.
Después de 72 horas, te resulta más fácil respirar. Los bronquios empiezan a relajarse y aumenta tu nivel de energía.
Entre 2 y 12 semanas, la circulación mejora en todo el cuerpo, así que caminar y correr es mucho más fácil.
Entre 3 y 9 meses, la tos, las sibilancias y los problemas respiratorios mejoran gracias al aumento de la función pulmonar de hasta un 10 %.
Después de 1 año, el riesgo de infarto se reduce a la mitad.
Después de 5 años, el riesgo de infarto se reduce más o menos hasta la mitad del riesgo que presenta un fumador.
Después de 10 años, el riesgo de cáncer de pulmón se reduce hasta la mitad del de un fumador. El riesgo de infarto pasa a ser el mismo que el de alguien que nunca ha fumado.

Y después de todo lo explicado, ¿Te animas a dejar de fumar?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *